¿Por qué mis fotos no están nítidas? Diez errores habituales

En el post de hoy, los chicos de fotografía.com nos explican cómo  Digital Camera World han resumido en diez errores habituales que todos cometemos de vez en cuando, y que hace que nuestras fotos no estén nítidas.

Ahí van:

¿Por qué a mis fotografías les falta nitidez? Ésta es la pregunta que más de una vez nos hemos hecho todos al revisar nuestras fotografías. Los motivos para esa pérdida de nitidez (realmente habría que hablar de acutancia, pero creo que así todo el mundo lo entenderá mejor) son muy variados, pero en Digital Camera World los han resumido en diez errores habituales que todos cometemos de vez en cuando. Por suerte, todos ellos tienen una sencilla solución.

1. Por usar una velocidad de obturación demasiado baja

Éste es posiblemente uno de los errores más habituales. Una baja velocidad de obturación hace que tanto los movimientos de la cámara como los movimientos del sujeto sean mucho más patentes en la fotografía.

La regla de oro que se usaba en la fotografía analógica es que si estábamos disparando a mano, sin trípode, teníamos que usar una velocidad de obturación de al menos un segundo dividido entre la distancia focal del objetivo. Así, si para hacer una fotografía usando una distancia focal de 100 mm, necesitábamos usar una velocidad de al menos 1/100 segundos.

Podemos seguir aplicando la norma hoy en día, aunque habría que tener en cuenta otros factores, como el factor de recorte de los sensores APS-C o la existencia en la mayoría de las cámaras de sistemas de estabilización de imagen. Además, tenemos que considerar el factor humano y el pulso de cada uno. Hay gente capaz de disparar a velocidades bajas y obtener fotografías nítidas, mientras que otros son absolutamente incapaces.

2. Por los movimientos de la cámara

Si no usamos trípode (o si usamos un trípode de mala calidad), los movimientos de la cámara se transmiten a la imagen capturada. Cuanto menor sea la velocidad de disparo, más se notarán estos movimientos. La solución es sencilla: usar algún tipo de soporte para la cámara, como un trípode o un monopié.

3. Por las vibraciones al tocar la cámara

Incluso cuando usamos un trípode, a menudo cometemos el error de disparar tocando directamente la cámara. Aunque no lo parezca, al pulsar el botón del obturador transmitimos vibraciones al dispositivo. Aquí la solución pasa por usar un disparador remoto, ya sea con cable o inalámbrico, que nos evite tener que tocar la cámara, o bien usar la función de retardo para que el obturador se active un par de segundos después de que pulsemos el botón, dando así tiempo a que las vibraciones que provocamos al tocar la cámara desaparezcan.

4. Por culpa del espejo

En las cámaras réflex, el movimiento del espejo para permitir que la luz llegue al sensor también puede causar vibraciones que afecten a la calidad de la imagen. En las cámaras sin espejo, lógicamente, esto no es un problema. ¿Qué podemos hacer para evitar esto? Existe una función en la mayoría de las cámaras que permite mantener el espejo levantado. La primera vez que pulsamos el botón del obturador (o su equivalente en un control remoto), el espejo se levanta. Cuando pulsamos de nuevo es cuando realmente se toma la fotografía.

5. Porque el sujeto se mueve

Si tenemos la cámara perfectamente estable y no provocamos movimiento al tocarla, la culpa de una foto no nítida es del movimiento del sujeto. Si el sujeto se mueve, la nitidez se pierde, a menos que aumentemos la velocidad de obturación lo suficiente como para congelar la imagen. Esto dependerá de la velocidad de movimiento del sujeto. No es lo mismo tratar de congelar a un peatón andando que a un coche en marcha.

Si no hay mucha luz ambiente y nos vemos obligado a aumentar la velocidad, corremos el peligro de que la foto salga subexpuesta. Para evitarlo podemos jugar con la apertura (a mayor apertura, más luz llega al sensor) o con la sensibilidad ISO (a mayor ISO, mayor luminosidad).

6. Porque el enfoque automático no ha funcionado bien

El enfoque automático es eso: automático. Eso quiere decir que depende de la programación que tenga y esta programación no es infalible. La cámara tiene que adivinar qué es lo que queremos enfocar. Para tratar de minimizar los errores podemos enfocar manualmente, usar el modo AF Single con el que la cámara usa un único punto de enfoque (lo habitual es que sea el punto central) o bien seleccionar el punto de enfoque activo de entre todos los que tiene la cámara.

7. Porque no usamos el modo de enfoque continuo

Los distintos modos de enfoque están pensados para situaciones concretas. Si vamos a hacer fotos de sujetos en movimiento, debemos usar el modo de enfoque continuo (AF-C). En este modo la cámara mantiene enfocado a un sujeto en movimiento mientras lo mantengamos dentro del encuadre. Con el modo AF-A o el mofo AF-S si enfocamos a un sujeto y éste se mueve, el enfoque se pierde.

8. Porque usamos el modo de enfoque continuo

No, no se han vuelto locos los de Digital Camera World. Como os decía antes, hay que usar el tipo de enfoque adecuado para cada situación y, además, usarlo como toca. Si tratamos de usar el enfoque automático continuo al mismo tiempo que usamos la técnica de enfoque y reencuadrar, el enfoque no será correcto. En ese caso debemos utilizar preferiblemente el modo AF-S.

9. Porque tenemos poca profundidad de campo

La profundidad de campo es la zona dentro de la imagen que aparece enfocada. Influyen muchas cosas en el tamaño de esa zona, como el tipo de sensor, la distancia focal, la apertura… Si tenemos una distancia focal demasiado corta, es posible que parte de lo que nos interesa que esté enfocado no lo esté. Como norma general, si deseamos tener una profundidad de campo más larga debemos usar aperturas pequeñas.

10. Porque usamos una apertura muy pequeña

¿Otra contradicción? No, para nada. El artículo de Digital Camera World se refiere aquí al efecto de la difracción, que se acentúa al usar aperturas muy pequeñas. Este efecto hace que la llegada de la luz al sensor sea irregular y suaviza en general la imagen. De nuevo, esto depende de muchos factores, así que lo ideal es ir probando con nuestros objetivos y ver con qué aperturas ofrecen una mayor nitidez.

Vía: fotografía

Be the first to comment on "¿Por qué mis fotos no están nítidas? Diez errores habituales"

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies