Accesorios esenciales para tu primera cámara réflex

equipo-fotografico-680x549

Ya tienes tu primera cámara réflex y ya tienes algunas bases sobre cómo configurarla. Con suerte te ha venido con una batería y una correa para transportarla, pero nada más. ¿Qué necesitas para empezar a sacarle partido a tu cámara? De entrada, una tarjeta de memoria. Sin ella no vas a poder hacer ni una foto, así que tienes dos opciones: aprovechar alguna tarjeta que tengas por casa o comprar una.

La mayoría de cámaras llevan años usando tarjetas SD, ya sea en su versión normal, SDHC o SDXC, así que es probable que la tarjeta de tu antigua cámara te sirva. Sin embargo, ten en cuenta que ahora tienes una cámara que permite disparar en RAW y si vas a hacerlo tus archivos ocuparán mucho más que los de esa compacta de 6 megapíxeles que has estado usando. Mi recomendación es que te hagas con una tarjeta de memoria actual, rápida y de al menos 16 GB.

El segundo accesorio que casi seguro vas a necesitar son baterías extras. Las oficiales de la marca no suelen ser baratas, pero hay otros fabricantes que hacen baterías para las principales firmas y que ofrecen un gran rendimiento. Por supuesto, no le metas cualquier cosa. Lee opiniones y asegúrate de lo que estás comprado. Por mi experiencia, las baterías de la firma alemana Ansmann suelen dar un gran resultado.

Cada vez es menos habitual, pero hay cámaras que usan pilas en lugar de baterías y otras que permiten usar las dos cosas. La ventaja de las pilas es que siempre es fácil encontrar estés donde estés. Si vas a usar pilas te recomiendo comprar unas buenas recargables, preferiblemente dos juegos, con un cargador. Aquí la marca está clara: las Sanyo Eneloop no tienen prácticamente rival. Duran muchísimo y, lo mejor de todo, apenas pierden carga cuando estás un tiempo sin usarlas.

Ya tenemos una tarjeta de memoria y baterías extras, ahora necesitamos una forma de transportar la cámara con comodidad y seguridad. La principal decisión es si queremos una funda pequeña, de las que permiten llevar la cámara con un objetivo montado y poco más o si queremos una funda más grande. Personalmente creo que lo ideal es disponer de las dos cosas. No es lo mismo coger la cámara para hacer fotos en un cumpleaños que levantarte a las cinco de la mañana para fotografiar el amanecer en una playa.

Las principales marcas de mochilas fotográficas son bastante caras, pero en cualquier centro comercial puedes encontrar fundas o bolsas por 20-30 euros. Asegúrate de que tu equipo cabe bien y que el acolchado de la funda es suficiente. Siempre viene bien que incluya algún bolsillo extra para poder llevar esa tarjeta y esa batería que comentábamos antes. Intenta que no llame demasiado la atención y que no dé a entender que estás transportando algo de valor.

Otros accesorio muy importante es un trípode. Hace tiempo ya os dimos algunos consejos para elegir el trípode más adecuado. Que un trípode sea completamente necesario es algo que dependerá del tipo de fotografía que vayas a hacer. Sin embargo, mientras que el resto de accesorios que hemos comentado suelen ser relativamente baratos, un buen trípode no lo es. Si no es algo que necesites urgentemente, tómate tu tiempo para elegir uno que se adapte bien a tu forma de trabajar, que tenga la altura adecuada y que sea resistente. Los trípodes de 30 euros, que los hay, no son especialmente útiles y no tardarás en gastar más dinero en algo mejor.

Vía: fotografía

Be the first to comment on "Accesorios esenciales para tu primera cámara réflex"

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies