El Uso de Parasoles Con Todos Tus Objetivos

¿Quieres dejar atrás los pensamientos de que los parasoles no sirven para nada?

Los chicos de dzoom nos plantean cinco cuestiones con sus cinco respuestas sobre el uso de los parasoles:

1 ¿Su Uso Principal? Evitar La Incidencia Directa De la Luz

Como su propio nombre indica y como todos suponemos cuando lo vemos colocado sobre un objetivo, el principal uso de este accesorio y para lo que fue concebido fue para evitar la incidencia directa del sol sobre el objetivo.

Mediante el uso de un parasol es posible evitar molestos flares que pueden aparecer en tu imagen como consecuencia del impacto directo de rayos de luz sobre tu lente y que pueden generar efectos no deseados en tus fotografías.

También podrás evitar imágenes lavadas o excesivamente iluminadas y faltas de contraste y definición, motivadas nuevamente por la incidencia directa de una gran cantidad de luz sobre tu objetivo.

2 ¿Otro Uso Fundamental? Como Paragolpes

Aunque todos nos referimos a ellos como parasoles, en cuanto uno lo tiene montado cierto tiempo sobre su objetivo y empieza a contar el número de ocasiones en que ha servido para proteger a la lente de ciertos impactos, pronto cambia su nombre y pasa a denominarlo paragolpes.

Y es que muchos fotógrafos tienen constantemente montado el parasol, independientemente de la presencia o no del sol, por su capacidad para actuar como protector de la lente sobre la que va montado. Abandonando la idea de utilizar filtros UV, usados por muchos para proteger sus objetivos, y decantándose por el uso de un parasol, que no modifica la luz que llega al objetivo, no reduce la nitidez de la fotografía y permite cierta protección para el objetivo.

Si estás interesado en preservar a toda costa tu equipo, existen otras muchas formas de proteger tu cámara como las armaduras, aunque pueden ser mucho más aparatosas. El uso de parasoles es una buena idea y una solución de compromiso porque ofrece cierta seguridad y apenas supone inconvenientes para quien lo tiene montado en su objetivo.

3 ¿Y Cuando No Quiera Usarlo?, ¿Qué Hago Con Él?

Yo prácticamente tengo siempre montado el parasol en todos los objetivos que utilizo (el 10-20mm, el 50mm, el 17-50mm…) Sin embargo, hay algunos momentos en que decido prescindir de él:

  • Cuando guardo la cámara (ocupa más con el parasol puesto).
  • Cuando deseo voluntariamente que aparezcan flares en la imagen.
  • Cuando hago uso del flash incorporado en la cámara (ya que usarlo con un parasol puesto supone la aparición de una enorme mancha negra en la escena).
  • Cuando…

¿Qué hago con el parasol en esos momentos? Muy sencillo, le doy la vuelta y lo enrosco en dirección contraria. La mayoría de los parasoles permiten hacerlo y, sin duda, es la mejor alternativa para no quedarte con el parasol en la mano o dejarlo olvidado en cualquier sitio.

4 ¿Por Qué Hay Parasoles de Distintas Formas?, ¿Son Todos Igual de Eficaces?

Ésta es otra pregunta que a menudo suele pasarse por la cabeza de todo el que empieza a fijarse en este accesorio. Y es que hay parasoles completamente cilíndricos y otros con ciertas formas. ¿A qué se debe esto?

Muy sencillo. En función de la focal del objetivo hay que tener en cuenta que éste debe ser capaz de captar mayores o menores ángulos de incidencia de la luz.

Así, por ejemplo, en teleobjetivos los parasoles tienden a ser completamente cilíndricos, pues los ángulos de incidencia de la luz que se desea que lleguen al objetivo son reducidos.

Sin embargo, en angulares y focales medias, los parasoles tienden a presentar un cierto dibujo en forma de flor que permite que el parasol ofrezca cierta sombra a la lente, pero sin bloquear ángulos de incidencia que, de otro modo, originarían regiones oscuras en la imagen capturada.

En la imagen superior derecha puedes ver el parasol de un Nikon 50mm 1.4G (a la izquierda) y el parasol de un Sigma 17-50mm 2.8 HSM (a la derecha). Observas la clara diferencia, ¿verdad?

5 ¿No Tienes Parasol? ¡Hazte Con Uno!

Con todo lo dicho hasta ahora parece claro que mi recomendación es que cuentes con un parasol específico para cada uno de los objetivos que manejes. Lo cierto es que la mayoría de objetivos lo incluyen como accesorio al comprarlos.

Para aquellos en que no es así, hace más de 6 años te enseñábamos cómo construirte uno (ha llovido desde entonces, ¿eh?) Sin embargo, hoy creo que no es una buena recomendación. Gástate un poco más de dinero y adquiere uno de plástico específico para tu objetivo.

Sobre si gastarte 20-40? en el oficial ó 5-10? en un sucedáneo en ebay, lo dejo a tu elección. El primero te ofrecerá un encaje perfecto, mientras que el segundo te permitirá ahorrarte un buen dinero (aunque no tiene por qué encajar mal tampoco, pero éste suele ser el principal problema de que adolecen los parasoles no oficiales).

En  cualquier caso, optes por la opción que optes, hazte con tu parasol y acostúmbrate a llevarlo montado, como has visto son prácticamente todo ventajas.

Vía: dzoom

Be the first to comment on "El Uso de Parasoles Con Todos Tus Objetivos"

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies