Fotografía | pmarkham

Fotografía | pmarkham

Llega el invierno, y con él, nunca sabes cuándo te puede tocar una buena nevada. Y más aún, si estás de vacaciones de Navidad por ahí y te sorprende una, lo mejor es estar preparado para hacer unas fotos bien resultonas.

No es fácil hacer fotos cuando hay nieve. No sólo por los resbalones o el vulnerable objetivo al ataque de bolas que somos los fotógrafos, sino porque (como muy bien dicen en el blog El Fotográfico) la nieve vuelve locos a los sensores de las cámaras.

¿Por qué? Al ser blanca, refleja mucho la luz, y el sensor de la cámara interpreta que hay más luz de la que en realidad hay. Entonces tú, creyendo que la foto te saldrá bien -porque también crees que hay mucha luz-, haces una foto y te sorprendes al ver que el resultado es que la nieve te ha salido gris y de aspecto sucio y poco vivo. Por eso os damos algunos consejos a continuación.

Fotografía | Tambako_the_Jaguar

Fotografía | Tambako_the_Jaguar

  1. Modo manual. Lo primero, y más importante es olvidarnos del modo automático. Es decir, que lo primero para hacer fotos en la nieve es que manejemos manualmente todos los parámetros de la cámara. Por ello:
    • COMPACTAS: Dependiendo del modelo, hay algunas que nos permiten “tocar” muchos parámetros, pero si nuestra compacta es sencilla, lo mejor es que sepamos cómo manejar manualmente la velocidad de obturación, para jugar con ella tal y como explicaremos a continuación.
    • BRIDGE Y RÉFLEX: Nos permiten jugar en todos los parámetros: velocidad de obturación, apertura del diafragma (así controlaremos la exposición a la luz con mucha mayor precisión) y sensibilidad de la película. De ellas podemos extraer mucho jugo.
    Fotografía | MiikaS

    Fotografía | MiikaS

  2. Exposición. Lo segundo, sabiendo ya que la nieve engaña a los sensores de nuestras cámaras, es por lo tanto aumentar la exposición a la luz. ¿Cómo? Si por ejemplo queremos hacer una foto a un snowboarder que salta por la nieve, lo mejor es que abramos más el diafragma (número f más bajo), para dejar pasar más luz, y aumentemos la velocidad de obturación para congelar el movimiento. Si quizás queremos hacer una foto de un paisaje en la que se aprecien todos los detalles, lo mejor es que cerremos un poco el diafragma (para conseguir mayor profundidad de campo) y bajemos la obturación (para dejar que la película reciba más luz). Es muy importante recordar que si modificamos un parámetro habrá que compensar el otro para sobreexponer un poco la foto. (Lo más probable es que la cámara se nos “queje” y nos haga creer que la foto nos va a salir quemada. Ni caso: si sobreexponemos un poco la imagen, los colores se parecerán más a lo que la nieve refleja.
  3. Sensibilidad de la película. Si las fotos que hacemos en la nieve son de día, lo mejor es que la película tenga una sensibilidad ISO normal, entre 100 y 400 ISO probablemente valdrá para que los colores salgan vivos y fieles a como los ve nuestro ojo.
  4. Fotografía | somma1997

    Fotografía | somma1997

  5. Retratos en la nieve. Si estamos haciendo esquí o similar y queremos sacar un retrato de alguien en la nieve lo más probable es que su rostro salga algo oscurecido al interpretar el sensor de nuestra cámara que la nieve emite mucha luz. Lo mejor si queremos que su cara se vea es hacer la foto con flash, para compensar esa zona que va a aparecer subexpuesta, como en la foto superior.
  6. Flash. El flash es por lo tanto útil para esta compensación, pero tenemos que tener en cuenta que si está nevando, saldrán copos suspendidos en el aire en la imagen, más de los que probablemente veamos a simple vista, aunque eso también puede crear un efecto muy interesante.
  7. Motivos. Para las fotos en la nieve es muy “resultón” realizar fotografías de motivos con colores vivos (contrastes con cielos muy azules,  cabañas de un rojo vivo…), y trabajar con distintas texturas.
  8. Photoshop. Ya sabemos que hoy por hoy es un gran aliado y una buena herramienta, para modificar después ciertos aspectos de la imagen.

Por supuesto, todo esto son consejos. Pero como se suele decir: “nada mejor que aprender las normas para después saltárselas”. Nadie dice que fotos subexpuestas puedan ser menos interesantes (quizás ése es el efecto que queremos conseguir), borrosas, o con ruido. Desde Comparte Tus Recuerdos os damos las herramientas. Os dejamos la libertad de decidir si hacéis uso de ellas o no.

Y desde luego, lo mejor para mejorar nuestra fotografía no es aprender mucha teoría, sino experimentar y hacer fotos como locos. Y si probáis estas navidades con fotos en la nieve: ¡mucho cuidado con el frío para la cámara y las bolas de nieve!

Vía | El Fotográfico
Más información | Xatakafoto

Referencias a esta entrada

Tu comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también respetar a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán editados y borrados.

Puedes usar algo de HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> . Los párrafos y los retornos de línea también se incluyen automáticamente.