«La cámara perfecta»

El otro día vimos cuáles eran las cámaras, que habíamos probado, más interesantes del año que se acaba. No me hubiera importado ver cualquiera de ellas en una cesta de navidad o en la bolsa de Papa Noel, pero no fue así. Seguiré disfrutando de mis cámaras hasta que su cuerpo aguante. Dije que las máquinas son casi perfectas, pero ninguna tiene el título de cámara perfecta. Después de leer este artículo seguro que muchos estaréis de acuerdo sobre cómo debería ser, siendo lógicos y sin pedir imposibles.

Realmente, para hacer la perfecta deberíamos convertirnos hoy en día en el álter ego del complicado doctor Frankenstein. Armarnos de paciencia y destornilladores, un buen ordenador, y confiar en que las tormentas de la ciclogénesis que tenemos estos días por España revivan al pobre monstruo que saldría de nuestras mentes enfermas. Pero creo que no sería nada difícil para los fabricantes crearla. Lo malo es que no quieren escuchar a los consumidores, o al menos es lo que parece.

El cuerpo

No necesitamos el cuerpo más ligero ni una pesa para el gimnasio que muchos pisaran sólo en enero como siempre. Alrededor de medio kilo es el peso ideal para tener la sensación de llevar entre las manos un objeto contundente. Los que tengan la Fuji XPro 1 lo entenderán. Un buen material que aguante el paso del tiempo y ninguna presencia de plásticos endebles.

Por supuesto, debería estar sellada contra la intemperie. No hace falta que se pueda sumergir, pero sí que aguante una tormenta o quince días en la playa. Si le pusieran pocos botones y unos cuántas ruedas mecánicas sería todo más sencillo. ¿Por qué miran tan poco a Leica y su M9?

Las conexiones serían las justas, ni una más ni una menos, y jamás exclusivas de la marca. Y por favor, una trampilla para la batería y otra para la tarjeta. No hay nada más incómodo que ambos elementos juntos.

El sensor

Aquí podríamos hablar largo y tendido, pero creo que es importante poner los puntos sobre las ies, es decir, ser lo más claro posible. El 99 % de la población mundial no necesita más de 10 Mp en su vida, y si todos fuéramos buenos, con 6 Mp estaríamos sobrados. Tantos millones de píxeles sólo sirven para grandes ampliaciones y enormes recortes. Pero hay pocos que amplíen más de un DinA4 y muy poca gente necesita recortar tanto, solamente los que no son conscientes de tener que hacerlo.

Los fotógrafos sólo pedimos un buen tamaño de sensor a un precio todavía mejor. Duele comprar un FF a más de 2000€. Sabemos que existen cámaras de sensores más pequeños fabulosas, pero la profundidad de campo y la calidad a altos ISOS de una Nikon D800, por ejemplo, no la supera nadie.

Lo que queremos todos es un sensor con un amplio rango dinámico de verdad, que aparque en el baúl de los recuerdos la historia de los HDR. Que sea capaz de evitar el ruido en las sombras y no sacrifique el detalle. Y que el color no sea un quebradero de cabeza. Todo esto ya está solucionado, se llama sensor Foveon y la patente la tiene Sigma. Qué bueno sería que compartiera esta tecnología, que la tiene un poco olvidada, y entre todos sacaran el sensor definitivo.

Captura de imagen

RAW, RAW y RAW… pero de verdad. Algunos fotógrafos estamos cansados de disparar en este formato crudo y tener que imaginar cómo nos ha quedado la exposición porque lo que vemos en la pantalla es la interpretación jpeg que hace la cámara. Queremos ver el histograma del RAW real, sin intermediarios.

Y puestos a pedir, queremos calcular la exposición sin tener que hacer artimañas para derechear. No tiene sentido que los fotómetros sigan midiendo para el gris medio. ¿No se han enterado que ya no se trabaja con película?

¿Y por qué no crean archivos reales de 16 bits? Muchas cámaras ya disparan archivos de 14 bits, pero resulta que gran parte de la información con la que trabajamos en el ordenador es interpolada, inventada, sacada de la nada. Soy fotógrafo, no informático, pero creo que no hay ningún problema para generar esos dos bits extra de información. Si han logrado pasar de 12 a 14 bits…

Objetivos

Es verdad que mucha gente se conforma con la calidad de los objetivos y el zoom digital de los teléfonos móviles. Es increíble lo que consiguen, pero un buen objetivo es fundamental para una buena fotografía. No estoy pidiendo que todos sean Zeiss o Leica (estaría bien) pero sí que dejen de vender esos objetivos sin luminosidad alguna, con aberraciones y distorsiones por doquier.

Sería bueno que volviera la moda de los fijos (también en otros aspectos). No hace falta crear objetivos caros, nos conformamos con el 50 mm 1,8 o el 35 mm f2. Con semejantes luminosidades podrían dejar de inventarse esos ISOS altos e imposibles e inutilizables y enseñar la calidad real de sus máquinas.

Sé que a uno solo no le van a escuchar, pero si todos nos ponemos pesados, con suma educación, puede que algún día nos hagan caso y tengamos entre las manos la cámara perfecta de nuestros sueños.

Vía: altfoto

1 Comment on "«La cámara perfecta»"

  1. En una cosa si que tengo que estar totalmente de acuerdo con este articulo, los ISO de algunas cámaras FullFrame, que llegan a valores de 102500 como la Canon 6D o la 5D, es inutilizable. Seria partidario de bajar el precio de estas cámaras, y como comentáis comprar objetivos de apertura 1,4 que al poder trabajar con ISO mas bajas dan mas calidad a la imagen.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies